La strada (1954)

la strada

La strada (1954) de Federico Fellini es un drama neorrealista sobresaliente y de gran belleza. Dirigida con un ritmo plácido y con el estilo personal y particular del director, es una obra hermosa que muestra la vida ambulante de los artistas de antaño, contando una historia sencilla pero de gran calidad que atrapa la total atención del espectador y que es llevada a cabo con gran ingenio cinematográfico, cautivando sinceramente a los amantes del cine clásico. Realizada de manera maravillosa tiene un resultado excepcional que hace de ella uno de los mejores films del director.

La fotografía en blanco y negro está estéticamente cuidada en detalles y es evocadora gracias a unas imágenes espléndidas que completan una magnífica labor. La música es melódica y utiliza sonidos autóctonos como es habitual en Nino Rota, tocando temas emotivos y dramáticos por un lado y agradables y encantadores por otro, consumando un precioso acompañamiento del film. Los planos y movimientos de cámara completan un sobrio y bien elaborado trabajo técnico que saca lo mejor del film mediante el uso del seguimiento, avanti, retroceso, primeros planos, subjetivos, travellings, detalles y cámara en mano.

Las actuaciones son remarcables e intachables. Como protagonistas Anthony Quinn esta deslumbrante en un papel con carácter y personalidad agria y Giulietta Masina trabaja con sensibilidad y sentimiento, siendo estupendos los acompañamientos de Richard Basehart, Aldo Silvani, Marcella Rovere y Livia Venturini. Emplea para estos la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones humildes y carentes por un lado y alusivos al mundo del espectáculo callejero por otro, en una oportuna tarea que, junto con los decorados te transportan in situ.

El guion, escrito por el director junto con Tullio Pinelli, es un drama neorrealista de gran talla que absorbe con absoluta sinceridad al público más exigente por su belleza, interpretaciones y sencilla historia, que está basada en la precariedad de la gente ambulante de la época que tenía que ganarse la vida con el espectáculo en la calle, concluyendo un film excepcional y melancólico que cala irremediablemente en el espectador. Esto se lleva a cabo con una narrativa brusca y algo vulgar que es característica de los personajes plasmados en el film en una pertinente labor bien trabajada.

Concluyendo, la considero una obra indeleble y esencial en la filmografía del director y en el séptimo arte, por ser de gran belleza y mostrar con naturalidad la vida ambulante de antaño, con sus asperezas y complicaciones que hacían carecer a la gente de bondad o sentimiento hacia sus semejantes. Muy recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, planos, vestuarios, caracterizaciones y narrativa que hacen de La strada, un film soberbio y hermoso al mostrar la realidad de la época sin paños calientes, sino como tal cual era.

 PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 9 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (1 vote cast)
La strada (1954), 9.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *