La vida de Adéle (2013)

                                                 la vida de adele

La vida de Adéle (2013) de Abdellatif Kechiche es un drama romántico y erótico basado en la relación de dos jóvenes lesbianas. Dirigida con un ritmo pausado y con un estilo osado por la temática y las escenas eróticas que contiene, casi sexuales, es una obra intimista y muy personal que deja al descubierto para muchos los sentimientos homosexuales de las más jóvenes, dando un paso más allá hasta provocar con la verosimilitud de una historia única. Realizada de modo extraordinariamente apasionante tiene un resultado incitador para el público que busque grandes dramas con temáticas controvertidas.

La fotografía es lumínica y espléndida en definición, con toques hermosos que están llenos de detalles voluptuosos que son sinceros a la hora de mostrar las relaciones sexuales entre ellas. La música usada es más bien escasa, tan solo la que pueda sonar en alguna fiesta o discoteca, el resto del tiempo el director no quiere usarla para desviar o acrecentar la atención del espectador, simplemente quiere la historia en sí, con las pasiones y palabras que de esta salen. Los planos y movimientos de cámara consuman un excelente trabajo técnico que resalta en todo momento los primeros y primerísimos planos para acercarnos a la humanidad de los protagonistas, dando dramatismo y realidad con la cámara en mano y también algo de movimiento informal que es un acierto para la trama.

Las actuaciones son naturales e inverosímiles por la realidad que trasmiten. Como protagonistas Adéle Exarchopoulos trabaja con espontaneidad y profundidad psicológica hilando un sobresaliente papel y Léa Seydoux está manifiestamente remarcable en su interpretación, siendo buenos los acompañamientos de Salim Kechiouche, Mona Walravens y Jeremie Laheurte entre otros. La dirección artística emplea para estos unos vestuarios y caracterizaciones sugerentes y estéticamente bien trabajados para marcar la edad y personalidad de cada uno de los personajes, en especial para las más jóvenes.

El guion, escrito por el director junto con Ghalya Lacroix y basado en la novela gráfica de Julie Maroh, es absorbente y apasionante como pocos, ya que su trama además de sustanciosa por el tema en cuestión, provoca al público por ser hermosa y excepcional en su sinceridad a la hora de mostrar la humanidad en cuanto a defectos y virtudes de nuestras protagonistas se refiere, llegando al espectador con profundidad y trasmitiendo un mensaje de naturalidad para los más intransigentes con la temática gay. Esto se lleva a cabo con una narrativa sensual y atractiva para expresar lo que sienten las jóvenes pero sin llegar a caer en lo lujurioso, sino más bien en lo pasional.

En conclusión, la considero una obra indeleble e indispensable en el séptimo arte, un clásico por adelantado, sincero, pasional y emotivo que es llevado a cabo con mucha naturalidad y eficacia para calar en toda clase de públicos, en especial para los que quieran dramas con temáticas incitadoras. Muy recomendable por su dirección, guion, interpretaciones, fotografía, planos, movimientos de cámara y narrativa que convierten a La vida de Adéle, en un film maravilloso y necesario para que los que busquen dramas arriesgados, abiertos y algo picantes, y cuando digo algo picante, me refiero a casi sexual.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 9 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (1 vote cast)
La vida de Adéle (2013), 9.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *