La vida es bella (1997)

la vida es bella

La vida es bella (1997) de Roberto Benigni es una comedia dramática basada en la segunda guerra mundial y el holocausto judío. Dirigida con un ritmo dinámico y con un estilo original por estar contada en alusión a una fábula, es una obra sobresaliente en todos los sentidos que emociona al público con sinceridad gracias a un trabajo inigualable. Realizada de un modo sorprendente tiene un resultado extraordinario que hace de ella una cinta maravillosa de visión obligada para todos los públicos, por ser enternecedora y no perder ni un ápice de calidad cinematográfica con el paso de los años.

La fotografía es grandiosa y totalmente sugerente a la época, con detalles impactantes en algunas escenas completando un trabajo inspirador por sus múltiples matices. La música es hermosa y totalmente idónea en su acompañamiento de la trama, la cual, será recordada aún con el paso de los años ya que es encantadora para todo tipo de públicos y una digna ganadora del oscar. Los planos y movimientos de cámara hacen una gran labor a través del uso de los generales, primeros planos, seguimiento, travellings y tercera persona que sacan lo mejor de una historia inolvidable.

Las actuaciones son auténticas y genuinas. Como protagonista Roberto Benigni está carismático en una labor deslumbrante difícil de olvidar consiguiendo el oscar por ello, siendo conmovedora la interpretación del jovencísimo Giorgio Cantarini, en uno de los mejores papeles infantiles que se recuerdan y competentes las participaciones de Marisa Paredes, Nicoletta Braschi, Giustino Durano y Horst Buchholz entre otros. Destacan también especialmente los diálogos ingeniosos y ocurrentes que brillan por su espontaneidad y tono dicharachero del protagonista en un cómico juego de palabras que quedan para la posteridad y unos vestuarios y caracterizaciones sugestivos a la época y lugar bien cuidados estéticamente en una asombrosa dirección artística.

El guion, escrito por el director junto con Vincenzo Cerami, es mágico y emotivo por absorber al público con gran belleza trágica y por estar argumentado de un modo apasionante al mezclar la realidad con el disparate de un modo sobresaliente, siendo en definitiva hilarante, atractivo e infausto. Cabe señalar un excelente montaje lineal y narrativo en el que durante 2 horas de duración introduce el contenido necesario para impresionar al espectador sin ir demasiado rápido o lento y por supuesto sin sobrarle un solo minuto.

En conclusión, la considero una obra maestra indispensable y esencial en el séptimo arte por ser mágica, trágica y emotiva a partes iguales, así como por ser una cinta que es difícil que no le guste a alguien en particular ya que es un soberbio trabajo que brilla con luz propia. Muy recomendable por su dirección, guion, interpretaciones, fotografía, música, montajes, vestuarios, caracterizaciones y narrativas que vuelven a La vida es bella, una cinta que con total seguridad sobrevivirá de modo sobresaliente el paso del tiempo y que será siempre recordada entre las mejores de la historia del cine.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 10 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.3/10 (3 votes cast)
La vida es bella (1997), 9.3 out of 10 based on 3 ratings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>