Ladykillers (2004)

                                                   ladykillers

Ladykillers (2004) de los hermanos Coen es una comedia negra y un drama basado en un grupo de atracadores que alquilan el sótano de una mujer mayor, haciéndose pasar por músicos en sus ensayos cuando en realidad lo que pretenden es robar un casino cercano. Dirigida con un ritmo activo y con el estilo habitual de los Coen en su humor negro y afilado, es una obra divertida y cumplidora que hace bien lo que se propone y entretiene de forma eficaz todo el film, aunque comete el error de tener prisas al final, concluyendo con ello una buena película que sin ser de los más deslumbrantes de los cineastas de Minnesota, cumple bien con lo que se proponen y hacen pasar un buen rato no solo a sus incondicionales, sino al público en general.

La fotografía es lumínica y está repleta de detalles estéticamente bien logrados para aumentar la jocosidad del film, logrando una labor estimulante y divertida. La música, al comienzo de la película, recuerda a la inolvidable “El gran Lebowski“, acompañando el resto del film sutilmente la historia con sus melodías. Los planos y movimientos de cámara consuman una lograda labor técnica a través del uso de los plano-contraplanos, subjetivos, seguimiento, generales, detalles, cámara en mano, avanti, retroceso y tercera persona que exprimen lo mejor de las interpretaciones y sus insólitas decisiones. Cabe señalar también, el montaje lineal y seguido que es original en su exposición de los hechos para completar un puzzle de presentación y enlace de los personajes.

Las actuaciones son genuinas y auténticas del primeros al último. Cuenta con la sorprendente actuación de Tom Hanks alto alejado de su registro interpretativo más habitual, siendo también convincentes las colaboraciones de Marlon Wayans, Ryan Hurst, Irma P. Hall, J.K. Simmons, Tzi Ma y Diane Delano entre otros. La dirección artística emplea para estos unos vestuarios e interpretaciones variados y sugerentes del personaje según su profesión, condición social o edad, en una buena labor que junto con los trabajados decorados te transportan in situ.

El guion, escrito por los directores junto con Max D. Adams, es hilarante y ameno en sus divertidas e insólitas actuaciones que serán las risas no solo de los seguidores de los Coen, sino del público en general, concluyendo un film cumplidor que no es de las mejores obras de los directores pero si cumple bien con su cometido. Esto se lleva a cabo con una narrativa variada según su personaje que pasa de impoluta y educada a ordinaria y disparatada y contiene unos diálogos satíricos y mordaces que sacarán las risas del espectador en las escenas oportunas.

En definitiva, la considero un film de un humor más sencillo pero sin olvidar el toque de comedia negra de los Coen, que tiene detalles originales y gran diversión al construir una cinta  remake inspirada de una comedia británica, logrando satisfacer a toda clase de públicos aunque sin dejar una gran sensación tras su visionado, ya que lo ofrece es bueno pero sin exagerar ni ser digno de elogio o recuerdo. Recomendable por su dirección, actuaciones, fotografía, música, montaje, planos, movimientos de cámara, vestuarios, caracterizaciones y narrativa que hacen de Ladykillers, un film jocoso y con momentos destacables pero que tampoco es una de las obras imprescindibles de tan aclamados directores.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 6 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 6.0/10 (1 vote cast)
Ladykillers (2004), 6.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *