Los Nibelungos: la venganza de Krimilda (1924)

                                            los nibelungos (la venganza de krimilda)

Los Nibelungos: la venganza de Krimilda (1924) de Fritz Lang es un drama de aventuras fantásticas y expresionismo alemán secuela de La muerte de Sigfrido, en la que Krimilda se casa con el rey de los hunos con el propósito de consumar su venganza. Dirigida con un ritmo sosegado que no se da prisas en exponer la trama y con un estilo personal y profundo, es una obra que continua la historia de la muerte de Sigfrido con un entramado conspirador que se va cociendo poco a poco en su venganza, acaparando la total atención del cinéfilo más exigente que sabrá apreciar la calidad fílmica de un film realizado por un director que cada vez iba a mejor en lo que hacía.

La fotografía en blanco y negro hace gran uso de los claroscuros y logra un lúgubre trabajo que está bien cuidado en detalles típicos del más puro expresionismo alemán para dar un soberbio resultado portentoso. La música es melódica y variada según el momento de la acción, pasando de insidiosa e inquietante para turbar al público a emotiva y nostálgica para acompañar magistralmente el film. Los planos y movimientos de cámara consuman una sobria pero certera labor mediante el uso de los panorámicos, reconocimiento, primeros planos, detalles, tercera persona y generales que se centran tanto en la acción como en las profundas interpretaciones.

Las actuaciones son austeras y recónditas. Cuenta con las indolentes interpretaciones de Margarete Schön, Rudolf Klein-Rogge, Georg John, Theodor Loos, Hans Adalbert von Schlettow, Bernhard Goetzke y Erwin Biswanger. Para estos emplea la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones sugestivos en una excelente tarea repleta de imaginación que junto con los espléndidos decorados te transportan in situ a ese utópico lugar.

El guion, escrito por Thea von Harbou, es conspirador y profundo como su propio nombre indica y acapara con mucho oficio la atención del cinéfilo clásico más exigente, ya que todo en el film está bien tallado y el trabajo habla a voces de Fritz Lang, un director que ha sabido adaptarse y triunfar en varios movimientos cinematográficos como este del más puro expresionismo alemán. Esto se lleva a cabo con una narrativa escrita antigua y profunda que deja claro la actitud conspiradora e insidiosa de la protagonista. Cabe destacar también, el montaje dividido en actos como en el teatro, que además se toma su tiempo para exponer toda la trama.

En conclusión, la considero una obra inmortal e indispensable en los inicios del expresionismo alemán de Fritz Lang que además continua con mucho estilo propio y eficacia la muerte de Sigfrido, finalizando una película repleta de fantasía por sus personajes salidos de una leyenda alemana. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música adicional, montaje, planos, vestuarios, caracterizaciones, decorados y narrativa escrita que vuelve a Los Nibelungos: la venganza de Krimilda, un film soberbio de un director que convierte en obra maestra todo lo que realiza.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 8 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (2 votes cast)
Los Nibelungos: la venganza de Krimilda (1924), 9.0 out of 10 based on 2 ratings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *