Matar a un ruiseñor (1962)

matar a un ruiseñor

Matar a un ruiseñor (1962) de Robert Mulligan es un drama judicial basado en el racismo en la época de la gran depresión norteamericana. Dirigida con un ritmo apacible y con un estilo osado por tratar un tema tan delicado en un momento en el que aún era muy patente, es una cinta de gran calidad por tener una trama admirable no solo para el cinéfilo clásico sino para el público en general. Realizada de forma impecable tiene un resultado excelente que la vuelven uno de los clásicos indispensables de todos los tiempos.

La fotografía en blanco y negro hace gran uso de los claroscuros y tiene una definición inspiradora al ser estéticamente hermosa. La música es melódica y varía de sonidos intrigantes por un lado a encantadores por otro, en un sutil acompañamiento musical muy apropiado para la trama. Los planos y movimientos de cámara completan un lúcido trabajo técnico mediante el uso del seguimiento, generales, avanti, travellings y detalles que la vuelven visualmente muy atrayente.

Las actuaciones son remarcables. Gregory Peck rutilante como protagonista en una de sus mejores interpretaciones por la que ganó un oscar y señalados acompañamientos de Mary Badham, Brock Peters, Phillip Alford, John Megna, Frank Overton, Rosemary Murphy e incluso un breve papel de Robert Duvall. Para estos emplea la dirección artística unos vestuarios que son elegantes e impolutos por un lado y humildes por otro, marcando claramente las clases sociales de cada uno de los personajes.

El guion, escrito por Horton Foote y basado en la novela de Harper Lee, tiene dos historias paralelas. Por un lado, la de unos niños que hacen travesuras y quieren conocer a su misterioso vecino y por el otro el juicio sobre un hombre de raza negra acusado de violar a una joven blanca. El argumento es espléndido al provocar reacciones en el público por su temática, yendo de menos a más hasta alcanzar un final sobresaliente. Esto se lleva a cabo con una narrativa explicativa con voz en off que lleva impreso un tono acogedor que gusta escuchar.

Para finalizar, la considero una obra imperecedera e indispensable en el séptimo arte, en los dramas judiciales y en el racismo, con 3 oscars que avalan su grandeza y con una trama conmovedora que está llena de dolor y descubrimiento en las dos historias que lleva a cabo. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, planos, movimientos de cámara, vestuarios y narrativa que convierten a Matar a un ruiseñor, en una de esas películas que perduran a la perfección con el paso del tiempo, cautivando a todo aquel que decida descubrirla por sí mismo.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 9 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (1 vote cast)
Matar a un ruiseñor (1962), 9.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *