Mi nombre es Khan (2010)

                                              mi nombre es khan

Mi nombre es Khan (2010) de Karan Johar es un drama romántico que toma como base el racismo y la discapacidad de un hombre que tiene el síndrome de Asperger, contando sus vivencias hasta llegar al presidente de los Estados Unidos. Dirigida con un ritmo activo y con un estilo sumamente efectista que busca el sentimentalismo y sorprender en todo momento, es una obra que no termina de encajar y se le descubre pronto su intención de querer a toda costa profundizar en el espectador, logrando convencer a los menos exigentes ya que los más experimentados notaran en ella una gran copia de otros films y personajes conocidos para enternecer al espectador de un modo forzado.

La fotografía es lumínica y bella haciendo buen uso de los claroscuros, logrando una espléndida labor que es hermosa en resultado y estéticamente inspiradora, siendo de lo más destacable del film. La música es melódica y rítmica al más puro estilo de Bollywood, llevando a cabo una tarea excesivamente recargada para sacar el sentimentalismo del film de un modo obligado. Los planos y movimientos de cámara consuman una labor técnica que pretende llamar la atención del espectador a través del uso de la cámara en mano, steadycam, seguimiento, grúas, ascendente, descendente, generales, subjetivos, rotación, avanti, retroceso, primeros y primerísimos planos que se centran en sacar al personaje desde muchos puntos de vista.

Las actuaciones son artificiales y poco creíbles. Como protagonistas Shahrukh Khan trabaja de un modo que claramente emula a otros conocidos personajes como Rainman o Forrest Gump y Kajol está aceptable aunque inverosímil en su labor, siendo meramente cumplidores las interpretaciones de Christopher B. Duncan, Katie A. Keane, Benny Nieves y Parvin Dabasd entre otros. Para estos emplea la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones comunes y estéticamente apropiados y alusivos a cada clase de personaje según su condición social o religión en una correcta labor que junto con los decorados y exteriores te transportan in situ.

El guion, escrito por Shibani Bathija y Niranjan Iyengar, pretende impresionar todo el rato y llegar forzosamente al espectador con un personaje lastimoso que claramente copia a otros salidos de Hollywood, teniendo por tanto carencia de originalidad y no ofrece nada nuevo al público que siempre busca más, satisfaciendo tan solo a los espectadores menos exigentes. Esto se lleva a cabo con una narrativa algo copiada de Rainman que es sugerente y afable aunque algo cargante. Cabe señalar también, el montaje con flash-back y flash-forward formando un puzle temporal que pone al público en situación.

Para finalizar, la considero una obra fallida en muchos aspectos que tan solo se libra en algunos detalles técnicos, siendo además excesivamente larga e innecesariamente efectista al usar en exceso la música y el sentimentalismo, dejando al público la sensación de haber visto un film forzado que además intenta poner paz entre hindús y musulmanes de manera artificial y poco creíble. Algo recomendable por su dirección, fotografía, planos, movimientos de cámara y vestuarios que vuelven a Mi nombre es Khan, un film suficiente en pocos aspectos e insuficiente en otros muchos, en especial por querer llegar de un modo fingido al sentimentalismo.

PUNTUACIÓN  DEL CINE DE RAMÓN 5 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.0/10 (3 votes cast)
Mi nombre es Khan (2010), 8.0 out of 10 based on 3 ratings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *