Muerte entre las flores (1990)

                                            muerte entre las flores

Muerte entre las flores (1990) de los hermanos Coen en un drama de cine negro basado en los años 20 sobre un gánster y su lugarteniente que se enfrentan a causa de una mujer que comparten. Dirigida con un ritmo pausado y con un estilo enrevesado y típico de cine noir pero con los detalles reconocibles de los Coen, es una obra sorprendente en sus estupendos giros argumentales y narrativa que logran satisfacer hasta a los cinéfilos más exigentes, siendo por tanto una de las mejores películas de los Coen, una de esas que se ven con gusto y acaparan la atención del espectador tantas veces como la quieran ver.

La fotografía es evocadora y está bien cuidada hasta el más mínimo detalle, haciendo gran uso de los claroscuros y mostrando algunas imágenes impactantes que culminan un soberbio trabajo que es estéticamente apropiado. La música es melódica y bella en sus sonidos intrigantes que son utilizadas solo en ciertas ocasiones, añadiendo ritmos variados muy oportunos para el film. Los planos y movimientos de cámara consuman un gran trabajo técnico a través del uso del avanti, retroceso, primeros planos, subjetivos, detalles, seguimiento, reconocimiento, travellings, generales y americanos lentos que dan solemnidad y el ritmo apropiado al film. Cabe destacar también, los efectos visuales y de sonido sobrecogedores que enardecen la sangre y la violencia en una labor portentosa.

Las actuaciones son magníficas y bien trabajadas. Como protagonistas Gabriel Byrne está intachable en una brillante labor, Marcia Gay Harden está convincente en su tarea y Albert Finney trabaja con contundencia, siendo remarcables los acompañamientos de Jon Polito, J.E. Freeman, John Turturro, Steve Buscemi, Sam Raimi y Frances McDormand entre otros. La dirección artística emplea para estos unos vestuarios y caracterizaciones elegantes y distinguidos, que son evocadores de gánster en un enorme trabajo que brilla con luz propia junto con unos excelentes decorados que te transportan eficazmente.

El guion, escrito por los hermanos Coen y basado en las novelas de Dashiell Hammett, es embrollado desde que empieza hasta que acaba con varios giros argumentales y muchos personajes que hacen difícil su seguimiento, pero que sin lugar a dudas absorbe al público de forma notable y con auténtica dosis de cine noir que será del agrado no solo de sus seguidores, sino del público en general, ya que todo lo que se proponen los Coen en esta obra lo hacen más que bien. Esto se lleva a cabo con una narrativa impoluta y dinámica que con tono sugestivo cumple de modo sobresaliente con lo que se espera de estos directores, siendo posiblemente los diálogos lo mejor del film. Cabe señalar también, el montaje seguido y particular que con la firma habitual de los directores forman un todo muy llamativo y algo difícil de seguir la primera vez.

En definitiva, la considero una obra indeleble e indispensable en el género y en la filmografía de los directores por su entramado turbio que penetra con mucho oficio hasta en el público más exigente, logrando con ello establecer la película como una de las mejores de los Coen. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, montaje, efectos, planos, vestuarios, caracterizaciones, decorados y narrativa que hacen de Muerte entre las flores, un auténtico film de cine negro que apasionará sin remisión a todos los amantes del género y a los seguidores de estos singulares hermanos.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 8 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (2 votes cast)
Muerte entre las flores (1990), 9.0 out of 10 based on 2 ratings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *