Octopussy (1983)

                                                 octopussy

Octopussy (1983) de John Glen es un film de aventuras y acción basado en el famoso espía del MI6 James Bond, que en esta ocasión continua la investigación del agente 009 muerto en Berlín Oriental cuando investigaba un huevo de Pascua de Fabergé. Dirigida con un ritmo más bien premioso y con un estilo típico de Bond que en ocasiones es tomado poco en serio, es una obra meramente satisfactoria que no consigue apasionar al público todo el rato y tan solo entretiene en sus escenas de acción, concluyendo un film decente pero no imprescindible de ver que sin duda es uno de las películas más flojitas con Roger Moore al mando.

La fotografía hace gran uso de los claroscuros pero predomina lo lumínico, mostrando imágenes exóticas que son vistosas y evocadoras de cada lugar en un espléndido trabajo repleto de matices que son estéticamente portentosos para estimular al público. La música es melódica y dulce por un lado e inquietante y enardecedora por otro en un arrollador trabajo de John Barry que acompaña sutilmente la acción y la trama según es requerido. Los planos y movimientos de cámara consuman una correcta labor técnica mediante el uso de grúas, aéreos, seguimiento, subjetivos, cámara en mano, seguimiento, generales, panorámicos, reconocimiento, steadycam, avanti, retroceso y detalles bien elaborados que sacan lo mejor de la acción y las interpretaciones. Cabe señalar también, los efectos visuales y de sonidos sorprendentes y admirables para su momento que añaden emoción al film.

Las actuaciones son decentes pero no remarcables. Como protagonistas Roger Moore está cumplidor y en su línea habitual, Maud Adams está sensual y convincente y Louis Jourdan está apático y poco señalado como antagonista, siendo aceptables los acompañamientos de Kristina Wayborn, Kabir Bedi y Steven Berkoff entre otros. La dirección artística emplea para estos unos vestuarios y caracterizaciones elegantes y formales por un lado y sugerentes del personaje y lugar por otro en una lúcida labor que junto con los decorados y exteriores te transportan a cada lugar.

El guion, escrito por George MacDonald Fraser, Richard Maibaum y Michael Wilson y basado en el personaje de Ian Fleming, es más bien flojito y ofrece una trama poco interesante que se va desinflando poco a poco y no atrapa al público en ningún momento, siendo el mayor fuerte las escenas de acción para entretener e incluso apasionar a los incondicionales de la saga, finalizando con ello uno de los films más discretos de la extensa saga de 007. Esto se lleva a cabo con una narrativa sugerente de cada personaje según su forma de ser, pasando de insidiosa o insinuante en un clásico trabajo. Cabe destacar también, el montaje lineal y seguido que se toma su tiempo en ir exponiendo la historia aunque hace el film algo lento y pesado, además utiliza de forma negativa la cámara acelerada en alguna escena quedando algo artificial.

En conclusión, la considero una obra tan solo necesaria de ver para aquellos incondicionales de 007 que quieran descubrir todas sus obras, ya que para el público en general y los seguidores más exigentes les puede resultar algo floja y carente de interés y emoción en gran parte del film. Recomendable solo por su dirección, fotografía, música, efectos y movimientos de cámara que vuelven a Octopussy, una película meramente satisfactoria pero no imprescindible de ver para el público en general.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMON 6 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 6.0/10 (1 vote cast)
Octopussy (1983), 6.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *