Oliver Twist (2005)

                                           oliver twist

Oliver Twist (2005) de Roman Polanski es un drama basado en la pobreza en el siglo XIX basado en un niño de orfanato que después de ayudar a limpiar chimeneas y a enterrar a muertos se escapa y conoce a un grupo de jóvenes delincuentes que están bajo el amparo de un viejo que le ofrece alojamiento a cambio de robar junto con los otros chicos. Dirigida con un ritmo vigoroso y con un estilo tan efectivo para los adultos como para los más pequeños, es una obra hermosa al plasmar la famosa obra de Charles Dickens para agradar al público en general, ya que logra amenizar el rato con una trama divertida y emotiva que no dejará a nadie indiferente, concluyendo un notable film que hace conocer la obra sin necesidad de leer el libro, por lo que dejará buenas vibraciones tras su visionado.

La fotografía es oscura y lúgubre por un lado y lumínica por otro, haciendo gran uso de los claroscuros en una labor repleta de detalles alusivos que son estéticamente idóneos para lo que ofrece, logrando un bello y magistral trabajo. La música es hermosa e inspiradora en una tarea estimulante que encanta al público con sus melodías inquietantes y enardecedoras que agradan al espectador en su visionado. Los planos y movimientos de cámara consuman una labor particular del director mediante el uso de los subjetivos, seguimiento, primeros planos, cámara en mano, reconocimiento, plano-contraplanos, generales, steadycam, detalles y panorámicos que exprimen lo mejor de las interpretaciones y la acción.

Las actuaciones son remarcables y apropiadas. Como protagonistas Barney Clark está creíble y convincente en su labor de huérfano y Ben Kingsley está auténtico y señalado, siendo buenos los acompañamientos de Harry Eden, Jamie Foreman, Mark Strong, Leanne Rowe, Edward Hardwicke, Lewis Chase, Alun Armstrong. Para estos emplea la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones sugestivos de la época y cada personaje según su razón social, humildes y carentes en los niños y elegantes y distinguidos en los hombres de clase alta en una espléndida tarea que junto con los oportunos decorados te transportan.

El guion, escrito por Ronald Harwood y basado en la novela de Charles Dickens, es una obra que se adapta bien a la novela en cuestión, ofreciendo detalles particulares del director pero sin deslumbrar demasiado, cumpliendo bien con la historia para satisfacer a los seguidores del género y del director pero sin esperar tampoco de ella algo deslumbrante, sino más bien algo efectivo y cumplidor. Esto se lleva a cabo con una narrativa expresiva e infantil en el caso de los niños e insidiosa en el caso de los adultos, cumpliendo con una labor natural e intachable que con tono educado en el protagonista gusta escuchar. Cabe destacar también, el montaje lineal y acompasado que no se toma prisas en exponer la historia.

En definitiva, la considero una obra hermosa y con detalles conmovedores y entretenidos que plasman la conocida novela de Charles Dickens con efectividad pero sin brillo, cumpliendo notablemente con lo que se ofrece en una labor que es también atractiva y evocadora. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, montaje, planos, movimientos de cámara, vestuarios, caracterizaciones, decorados y narrativa que hacen de Oliver Twist, un film ameno y encantador por momentos que no defrauda y satisface en su visionado a todos los públicos.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 7 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/10 (1 vote cast)
Oliver Twist (2005), 7.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *