Otelo (Othello) (1952)

                                      otelo

Otelo (Othello) (1952) de Orson Welles es un drama basado en los celos de Otelo cuando su alférez envenena con malas artes su mente diciendo que su mujer y su teniente Casio son amantes. Dirigida con un ritmo activo y con un estilo fiel a la obra de teatro pero con los detalles técnicos del director, es una obra magnífica y muy personal que toma como base los celos y las conspiraciones para malmeter y hacer daño llevando a cabo una trama provocadora y arrolladora que de forma impecable lleva Welles al cine para deleite de los seguidores del género y de las conocidas obras te Shakespeare, concluyendo un film con una trama enrevesada que hace sentir impotencia al público y lo machaca sin remisión, dejando tras de sí la sensación de haber visto un gran film.

La fotografía en blanco y negro tiene imágenes lúgubres y hace gran uso de los claroscuros para lograr un evocador trabajo que es de lo más inspirador para dejar evidencia de la excelente calidad visual de los films del director. La música es dramática y desconcertante al principio para inquietar al público con unos turbadores sonidos que estimulan y hacen sentir la continua amenaza con sus melodías clásicas que son sugestivas a la época y el lugar. Los planos y movimientos de cámara consuman una gran labor técnica que habla a voces del director a través del uso de la grúa, reconocimiento, subjetivos, avanti, retroceso, tercera persona, cámara en mano, seguimiento, panorámicos, primeros, primerísimos planos y generales dinámicos que están bien elaborados y sacan lo mejor de las interpretaciones.

Las actuaciones son soberbias y sobresalientes. Como protagonistas Orson Welles está deslumbrante en un gran papel con profundidad psicológica, Suzanne Cloutier está sensible y natural y Micheál MacLiammóir está persuasivo y manipulador en su papel, siendo convincentes los acompañamientos de Robert Coote, Fay Compton, Hilton Edwards y Michael Laurence entre otros. Para estos emplea la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones sugestivos a la época y personajes en una magnífica labor que junto con los decorados y los exteriores te transportan in situ.

El guion, escrito por el director y basado en la conocida obra de teatro de Shakespeare, es incitador y penetrante en su entramado lleno de celos e insidias que acaparan la atención del público y los mantiene absortos en los engaños de uno de los personajes, al meter en la mente de Otelo malos pensamientos para que desconfíe de su esposa y su oficial, finalizando un gran film que expone bien la conocida obra de teatro del genio inglés. Esto se lleva a cabo con una narrativa profunda y evocadora que de forma lírica y en lenguaje antiguo llena de conspiraciones el film, utilizando también la voz en off para explicar los malos pensamientos del protagonista en sus celos y sufrimientos. Cabe destacar también, el montaje lineal y seguido que exprime gran historia en una hora y media de metraje.

Concluyendo, la considero una obra indeleble e indispensable en la filmografía del director y del género que te hace conocer la famosa obra de teatro de Shakespeare y su trama insidiosa llena de celos que provoca al público en su visionado al ser de lo más arrebatadora y poner de manifiesto lo que es capaz de maquinar una mente que es manipulada por una lengua envenenada y malintencionada que supuestamente es un amigo. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, montaje, planos, movimientos de cámara, vestuarios, caracterizaciones, decorados y narrativa que hacen de Otelo, un profundo film que deja evidencias de lo magníficas que son las obras de Shakespeare y de la calidad fílmica de Orson Welles en todo lo que se propone hacer bien.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 8 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.0/10 (1 vote cast)
Otelo (Othello) (1952), 8.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *