Persona (1966)

persona

Persona (1966) de Ingmar Bergman es un drama de intriga considerado por muchos como una auténtica película de culto. Dirigida con un ritmo sereno y con el estilo característico y subjetivo del director, es una obra que se adentra en la personalidad de una joven al expresar esta sus recuerdos y sentimientos a la actriz a la que cuida por perder la voz, produciéndose entre ellas una extraña relación que desespera a la enfermera pero que a la vez la hace depender de ella. Realizada de forma provocadora tiene un resultado magistral y de gran calidad cinematográfica que cautiva al cinéfilo más exigente y a los incondicionales del director.

La fotografía es oscura y tiene imágenes impactantes que hacen gran uso de los claroscuros en un trabajo excepcional en su sencillez. La música es inquietante en ocasiones al tener sonidos turbadores que desconciertan y clásica y melódica en otros momentos según la acción, en un estupendo acompañamiento musical. Los planos y movimientos de cámara completan un magnífico trabajo técnico mediante el uso del travelling, avanti, detalles, primeros y primerísimos planos que se centran en plasmar las expresiones de unas protagonistas y sacar todo el jugo posible de su dramatismo y exasperación.

Las actuaciones son relucientes. Como principales Bibi Andersson hila un gran interpretación como joven psicológicamente inestable y Liv Ullman está remarcable en una labor muy expresiva al ser privada de la facultad de hablar, siendo certeros los breves acompañamientos de Margaretha Krook, Gunnar Björnstrand y Jörgen Lindström. Emplea para estos la dirección artística unos vestuarios naturales y alusivos a los personajes en una pertinente tarea que cumple con su cometido.

El guion, escrito por el director, es reflexivo al plasmar una historia con gran inspiración tanto en el morbo que desprende como en lo enigmático y abstracto que es su significado, atrayendo al público en una trama cuando menos incitadora y desde luego repleta de unos detalles que mantienen al espectador absorto. Esto es llevado a cabo con una narrativa con voz en off explicativa de un hombre que cuenta los progresos de la actriz y el resto es prácticamente un monólogo de la enfermera, en su afán de trasmitir a la paciente todos sus miedos y secretos más profundos.

En definitiva, la considero una obra imprescindible e inolvidable en el séptimo arte y por supuesto de las mejores del director, ya que tiene una trama comprometedora en lo sexual al sincerarse dos mujeres a través de la voz de una de ellas en una historia que se adentra en sus complicadas personalidades que, hábilmente desenmascara Bergman. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, planos, movimientos de cámara y narrativa que vuelven a Persona, una de las más atrevidas cintas del cineasta sueco y que es de visión obligada para los cinéfilos más profundos y exigentes.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 9 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.5/10 (2 votes cast)
Persona (1966), 9.5 out of 10 based on 2 ratings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *