Punto límite (1964)

                                              punto límite

Punto límite (1964) de Sidney Lumet es un film de intriga basado en la guerra fría y en el pánico al holocausto nuclear por un error de comunicación con unos aviones que se dirigen a bombardear Moscú. Dirigida con un ritmo asfixiante y con un estilo inquietante y turbador que va en aumento a medida que avanza el film, es una obra valiente que saca a la palestra el miedo del momento a la temida guerra fría que machacaba al ciudadano norteamericano de entonces, concluyendo un implacable film que poco a poco va creando una atmósfera crítica hacia la paranoia que podría llevar al desastre a ambas naciones por el miedo a un holocausto nuclear.

La fotografía en blanco y negro es desconcertante en sus imágenes portentosas que inquietan y estimulan al público poco a poco hasta su asfixiante final, logrando una labor inspiradora y repleta de detalles alusivos. La música brilla por su ausencia para no desviar la atención del espectador de la trama y crear más desconcierto con el silencio. Los planos y movimientos de cámara consuman una magnífica labor técnica mediante el uso del avanti, retroceso, generales, seguimiento, aéreos, primeros y primerísimos planos, cámara en mano, circulares y plano-contraplanos que exprimen lo mejor de la trama y las interpretaciones.

Las actuaciones son convincentes y decisivas. Como protagonistas Henry Fonda está auténtico y contundente en un gran papel y Walter Matthau está irreprochable en un sobrio papel lejos de su registro más cómico y habitual, siendo verosímiles los acompañamientos de Dan O´Herlihy, Fritz Weaver, Larry Hagman, Frank Overton, Edward Binns y Frieda Altman. Emplea para estos la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones elegantes y distinguidos de clase alta y también de militares y políticos en una labor que, junto con los sugerentes y ostentosos decorados, marcan la clase alta a la que pertenecen los protagonistas para dejar bien claro quiénes son los que mueven los hilos de la sociedad.

El guion, escrito por Walter Bernstein y basado en la novela de Eugene Burdick y Harvey Wheeler, va creando inquietud poco a poco hasta alcanzar el clímax en el último tercio del film gracias a una trama muy apropiada para la época, ya que su atmósfera de desconcierto estremece por un posible holocausto nuclear, machacando al público con mucha efectividad y cautivando con ello sin dilación a todos los seguidores del género. Esto se lleva a cabo con una narrativa directa e intrigante que es académica y se va volviendo poco a poco más y más desesperanzada. Cabe señalar también, el montaje dividido en horas para inquietar más aún al público en una labor lineal y seguida.

Concluyendo, la considero una obra apasionante e inolvidable que cautivará a todos los amantes del género, por su gran calidad en la forma de llevar al límite la paranoia como pocas, finalizando un film imprescindible que dejará enormes sensaciones hasta para los cinéfilos más exigentes. Muy recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, montaje, planos, movimientos de cámara, vestuarios y narrativa que hacen de Punto Límite, una película esencial que ha sido plagiada en algunos aspectos por films posteriores.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 9 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (1 vote cast)
Punto límite (1964), 9.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *