Quemar después de leer (2008)

                                           quemar después de leer

Es curioso ver como algunos directores tienen un estilo propio y muy reconocible, como por ejemplo los hermanos Coen, cuyos films pueden que sean brillantes o no, pero desde luego son inconfundibles. Esto pasa para no variar con Quemar después de leer (2008), que tiene todos los componentes habituales del cine de los hermanos Coen, con momentos hilarantes y un humor negro y afilado que gustará a todos sus seguidores, aunque lo que intentan en este film solo lo consiguen a ratos, y dejan que el espectador pierda interés a lo largo de la película, con lo que concluyen un discreto título que no defrauda tras su visionado pero tampoco recomiendas a nadie.

Tal como he comentado, su humor aunque efectivo en ocasiones no dura todo el rato, y cuando intentan sacarlo a relucir es en ocasiones algo forzado, y se nota. El espectador habitual de los Coen nota como estos intentan compeler en ocasiones su descarado humor, que en esta ocasión tiene unos protagonistas eso sí, de élite. Cuenta con la cómica interpretación de George Clooney, que está en la misma línea de humor que en O Brother!, su habitual Frances McDormand está genial en un papel que tiene similitudes con el que bordó en Fargo, Brad Pitt también tiene partes que recuerdan a su interpretación en 12 monos y John Malkovich está irascible en su tarea para rematar unas actuaciones que si cumplen bien con lo que se esperan de ellas.

Técnicamente, la película sigue con los habituales detalles técnicos usados por los Coen en sus anteriores films, con planos y movimientos de cámara que dan dinamismo y profesionalidad estética a la película. La fotografía de Emmanuel Lubezki logra un trabajo visual notable y lumínico que gusta ver. La música está llena de ritmos estimulantes y variados que sirven para intrigar o añadir enigma al film según es requerido y el montaje de la película es lineal y seguido que aunque se haga algo lento en ocasiones, tiene una corta duración que hace que su visionado pase en un santiamén.

De nuevo, su narrativa y diálogos son un punto fuerte en la cinta, al ser de lo más característico en sus sugerentes y conspiradoras conversaciones que van más allá de lo habitual, ya que un grupo de personas con más bien pocos sesos y demasiadas ambiciones juegan con la temática de espías para coaccionar, tocando con ello las teclas equivocadas al ser pocas y muy limitadas sus capacidades para lograrlo. Con ello, los directores logran a través de un ritmo alterno y un estilo afilado, dejar buena dosis de intriga con una obra quizás demasiado enrevesada y codiciosa que tiene buena dosis de acierto en humor, pero que sin embargo no es capaz de alcanzar el nivel exigido del público para unos directores capaces de hacer comedia a la altura de “El gran Lebosky“, o incluso de “El hombre que nunca estuvo allí“.

El guion, escrito por los directores y basado en la novela de Stansfield Turner, es entretenido y con buenas notas de humor al más puro estilo de los directores y consigue en ocasiones una alocada comedia que tiene momentos hilarantes y ácidos que satisfacen eso sí, más a sus seguidores incondicionales que al público en general. Por todo esto, el film es recomendable, si, pero no en toda su amplitud y solo en ocasiones consigue tener al espectador totalmente entregado, concluyendo con ello una película que se recuerda más bien por sus buenas interpretaciones y su punzante humor negro que dejará en alguna que otra escena al público bastante descolocado, pero poco más, ya que esta cinta no entra en la selecta colección de las mejores películas de Joel y Ethan Coen.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 6 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 6.0/10 (1 vote cast)
Quemar después de leer (2008), 6.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *