Sangre fácil (1984)

                                              sangre fácil

Sangre fácil (1984) de los hermanos Coen es un thriller de cine negro y una película de culto en el cine independiente norteamericano basada en una mujer que le es infiel a su marido con un empleado suyo y este contrata a un detective privado para que los pille, tomando entonces la decisión de asesinar a ambos. Dirigida con un ritmo más bien lento y con un estilo insidioso y turbador típico de cine negro que crea una atmósfera turbia, es una gran opera prima que deja destellos de un cine particular y con toques propios de la futura obra de los Coen para deleite de todos sus incondicionales, ya que su desconcertante historia absorbe y cala en el público seguidor del mejor drama de cine negro con sus interpretaciones e historia oscura y llena de conspiraciones.

La fotografía es lúgubre y está repleta de detalles humildes pero bien cuidados estéticamente, logrando una labor portentosa y desconcertante por su violencia que se queda en la retina del espectador. La música es hipnótica y turbadora en sus sonidos estimulantes que llenan el film de inquietud, añadiendo intriga con sus melodías de piano y sus recordables canciones que acompañan el film. Los planos y movimientos de cámara consuman una estupenda y propia labor técnica a través del uso de la tercera persona, generales, plano-contraplanos, detalles, primeros, primerísimos planos, cámara en mano, seguimiento, grúas, americanos, subjetivos y cenitales que exprimen lo mejor de las interpretaciones y su entorno. Cabe señalar también, los efectos visuales que enardecen la sangre y la violencia en determinadas escenas.

Las actuaciones son creíbles y profundas. Como protagonistas John Getz está aceptable en su labor y Frances McDormand está irreprochable y convincente en su tarea, siendo buenos los acompañamientos de Dan Hedaya, Samm-Art Williams, M. Emmet Walsh y Deborah Newmann. Para estos emplea la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones comunes y sugerentes del personaje en una correcta labor que junto con los decorados y exteriores te transportan in situ.

El guion, escrito por los hermanos Coen, va creando poco a poco una atmósfera turbia y de asuntos sucios como infidelidades, traiciones, venganzas y asesinatos todo en uno para mantener al público absorto con su trama, ya que esta ópera prima de los Coen logra cautivar a todos aquellos seguidores del director y del mejor cine negro, ya que aun siendo la primera de sus obras, deja ya patente su habilidad fílmica y su estilo personal en todo lo que se proponen. Esto se lleva a cabo con una narrativa con voz en off enigmática y extraña en sus ironías características del estilo de los hermanos Coen, siendo el resto predominantemente irascible en las continuas disputas de los protagonistas. Cabe señalar también, el montaje lineal y seguido que va exponiendo su trama sin prisa pero sin pausa.

En conclusión, la considero una obra inolvidable e indispensable de los Coen que aún siendo su ópera prima atrapa sin remisión al espectador amante del cine negro y del estilo particular de los Coen, ya que el film dentro de su humildad y limitaciones lógicas brilla con luz propia y se consolida como una de las mejores películas de los conocidos hermanos directores. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, montaje, efectos, planos, movimientos de cámara, narrativa y diálogos que convierten a Sangre fácil, en un magnífico film difícil de olvidar tras su particular visionado.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 8 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.0/10 (1 vote cast)
Sangre fácil (1984), 8.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *