El sargento negro (1960)

                                                 el sargento negro

El sargento negro (1960) de John Ford es un drama judicial y un western que toma como base el racismo a través de la acusación de violación y muerte de una joven blanca a un sargento de raza negra. Dirigida con un ritmo paulatino y con un estilo directo que toma como base el flash-back para explicar la historia, es una obra notable y bien trabajada aunque sea un título de menor calibre dentro de la vasta filmografía del director, pero sin embargo, contiene los elementos necesarios para tener al público pegado al asiento, mostrando además mensajes de honor, dignidad y entereza para satisfacer a los cinéfilos clásicos que sean seguidores del estilo más puro y habitual del director.

La fotografía es lumínica y alusiva del western en un trabajo bien cuidado en detalles sugestivos que son estéticamente apropiados y te transportan eficazmente al momento y lugar en cuestión. La música es evocadora del género en sus estimulantes sonidos y melodías intrigantes que llenan de inquietud el film a través de unos intensos sonidos en las escenas oportunas. Los planos y movimientos de cámara consuman una estupenda labor técnica sobria al más puro estilo del director con su avanti para fijar la atención del espectador, generales, plano-contraplanos, planos americanos, seguimiento y reconocimiento que se centran en sacar lo mejor de cada escena en conjunto y no en individual. Cabe destacar también, el montaje con flash-back original para su momento que va retrocediendo en el tiempo y muestra los hechos mediante las vivencias de cada personaje.

Las actuaciones son concisas y verosímiles del primero al último en un elenco de caras no muy conocidas. Como protagonistas Woody Strode está convincente en su labor de acusado, Constance Towers trabaja con sensibilidad y acierto y Jeffrey Hunter cumple con contundencia en su labor, siendo buenos los acompañamientos de Billie Burke, Juano Hernández y Willis Bouchey entre otros. Para estos emplea la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones sugestivos del western de militares, caballeros e indios en un notable trabajo que junto con los decorados y exteriores te transportan in situ.

El guion, escrito por James Warner Bellah y Willis Goldbeck, crea un sustancioso entramado por la acusación de violación de una mujer blanca por parte de un hombre de raza negra para mantener al público pegado al asiento, dando varios puntos de vista y narrando la historia de forma que crea un ambiente de interés e intriga que llega eficazmente hasta el final, concluyendo un film recordable cuyo fuerte eso sí, es más bien el drama judicial que el western. Esto se lleva a cabo con una narrativa impoluta y directa que con tono clásico y expresivo deja clara la condición de cada personaje.

Concluyendo, la considero un western y un drama judicial notable que sin ser deslumbrante mantiene con mucha intención al espectador pegado al asiento con su trama que pone el racismo en la palestra para añadir un punto extra a lo que ofrece el film, y más aún teniendo en cuenta el momento en el que se estrenó la película. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, montaje, planos, vestuarios, caracterizaciones y narrativa que hacen de El sargento negro, una cinta vistosa y cumplidora que sin ser de las mejores del director, si mantiene intacto su estilo e intención para satisfacer a los incondicionales del género.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 7 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/10 (1 vote cast)
El sargento negro (1960), 7.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *