Solo se vive dos veces (1967)

                                             solo se vive dos veces

Sólo se vive dos veces (1967) de Lewis Gilbert es un film de acción y aventuras basado en 007 que en esta ocasión investiga el secuestro de unas naves espaciales estadounidense y rusa antes de que el desconcierto lleve a la tercera guerra mundial a los dos países. Dirigida con un ritmo activo y con el estilo característico de la saga aunque mejor trabajado que la media, es una obra arrolladora de principio a fin y de las más recordables de la saga que acapara la total atención de los seguidores de James Bond, ya que su acción e intriga esta un peldaño por encima de la media de films de 007, concluyendo un magnífica película que sin duda está entre las 3 mejores del famoso espía inglés del MI6.

La fotografía es evocadora a cada lugar en un lumínico trabajo que muestra algunas imágenes impactantes y violentas y otras espléndidas y bien cuidadas al más mínimo detalle para estimular y apasionar al público en una excelente tarea. La música es intrigante y estimulante por un lado y melódica y atractiva por otro en uno de los mejores y más certeros acompañamientos musicales de la saga gracias a la inmejorable aportación de John Barry. Los planos y movimientos de cámara consuman una gran labor técnica mediante el uso de los subjetivos, plano-contraplanos, avanti, retroceso, generales, panorámicos, reconocimiento, aéreos, circulares, travellings, cámara en mano, rotación y detalles que exprimen lo mejor de la acción y las interpretaciones. Cabe destacar también, los efectos visuales sorprendentes y bien logrados para la época que añaden espectáculo al film.

Las actuaciones son auténticas y remarcables. Como protagonista absoluto Sean Connery vuelve a deslumbrar en su papel genuino y enérgico, siendo notables los acompañamientos de Donald Pleasense como primera cara conocida del número 1 de Spectra, Akiko Wakabayashi, Tetsuro Tamba, Mie Hama, Lois Maxwell y Bernard Lee entre muchos otros. La dirección artística emplea para estos unos vestuarios y caracterizaciones elegantes y distinguidos por un lado como es habitual en la saga y típicos de japoneses por otro en una magnífica labor que junto con los decorados y exteriores te transportan a cada lugar visitado en un extraordinario trabajo.

El guion, escrito por Harold Jack Bloom y Roald Dahl y basado en el personaje de Ian Fleming, es de los mejores de la saga y coloca a James Bond en Japón para investigar las extrañas desapariciones de cohetes rusos y americanos, logrando cautivar a todos aquellos que se propongan descubrirla y en especial a los seguidores de 007, finalizando una historia emocionante y con un trasfondo histórico de lo más acertado por coincidir en esa misma época con la lucha en la carrera espacial entre Usa y la Urss. Esto se lleva a cabo con una narrativa intrigante e insidiosa que de forma educada y sugerente gusta escuchar, gracias también a los diálogos sarcásticos habituales del protagonista. Cabe señalar también, el montaje lineal y seguido que expone gran historia con 2 horas de duración que no se hacen pesados en absoluto.

En conclusión, la considero una obra inolvidable e insustituible en el género que cautivará a todos los seguidores con mucho oficio e intención para dejar gratas sensaciones tras su visionado, ya que es posiblemente el film que contiene más componentes esenciales para cumplir con lo que se espera de 007. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, montaje, efectos, planos, movimientos de cámara, vestuarios, caracterizaciones y narrativa que hacen de Solo se vive dos veces, un film esencial entre las mejores cintas del famoso espía inglés del MI6.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 8 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.0/10 (1 vote cast)
Solo se vive dos veces (1967), 8.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *