Tres colores: Blanco

tres colores blanco

Tres colores: blanco de Krzysztof Kieslowski, es el segundo drama de la trilogía tres colores. Dirigida con habilidad y acierto, y con una serie de detalles interesantes que enlazan esta cinta con las otras dos que forman la trilogía, atrapando la atención del espectador.

La fotografía de nuevo, es un punto fuerte en esta cinta, con gran uso del color blanco, como el mismo nombre que tiene, y con alusión a la zona en cuestión donde se desarrolla la trama, con sombríos y nevados paisajes de Polonia.

El guión, también es un acierto y cuanto menos provocador y único, con una historia en su interior un tanto retorcida pero efectiva a la hora de, no solo entretener, sino también incitar a un espectador que es testigo de un entramado inusitado pero bien argumentado.

Las actuaciones, sin deslumbrar, pero cumplidoras y eficaces en su cometido de convencer, con diálogos agudos y sutiles por parte de los protagonistas. Acompañado en los momentos oportunos por una música hermosa y agradable.

En conclusión, Tres colores: blanco es una obra amena, con una historia inesperada y maquiavélica que mostrar. Recomendable para los seguidores del original director,  de las personas que buscan historias con venganzas consumadas, y para quienes quieran ver la trilogía Tres colores al completo.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 7 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/10 (1 vote cast)
Tres colores: Blanco, 7.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *