Tres colores: Rojo

tres colores rojo

Tres colores: rojo de Krzysztof Kieslowski, es la culminación de una trilogía dramática de gran talla. Dirigida de forma personal y única, enlaza de forma competente e intachable las tres cintas de modo magistral, con una película que es la última que rodó antes de su muerte.

El guión, escrito por él mismo junto con Krzysztof Piesiewicz, es atractivo y provocador en su esencia, morboso en varios aspectos y argumentado de forma atractiva para el público. Acompañado por música majestuosa y melódica conmueve y enternece en su justa medida.

Por lo que respecta a las interpretaciones, son naturales y sentidas, ya que Iréne Jacob está emocionalmente acertada y convincente, y Jean-Louis Trintignant hila un papel desidioso en principio e inconmensurable después, lo que se dice un manifiesto de carácter.

La fotografía, hermosa y confortante, hace como era de esperar gran uso del color rojo. Los movimientos de cámara son en ocasiones admirables y astutos y desde luego bien elaborados, y la narrativa es correcta, natural y expresiva en todo el film.

Y para terminar, destacar el montaje que es paralelo a las otras historias de forma sutil y sin variar su finalización, lo que considero singular y único al ser creativo y abstracto en su composición, e inteligente por dejar el desenlace del entramado con cierto nexo de unión.

Por lo que en definitiva, considero Tres colores: rojo, una obra imprescindible del original director, recomendable para los que vieron las dos primeras partes, y para los que les guste los dramas con finales inolvidables, entrelazados y fantásticos.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMON 8 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.0/10 (1 vote cast)
Tres colores: Rojo, 8.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *