Un extraño en mi vida (1960)

                                               un extraño en mi vida

Un extraño en mi vida (1960) de Richard Quine es un drama romántico basado en dos adultos infelizmente casados que se conocen en la puerta del colegio de sus hijos y comienzan una relación de infidelidad. Dirigida con un ritmo paulatino y con un estilo basado en la infidelidad y el sentimiento de culpa, es una obra notable que expone una trama incitadora para el momento por poner en entredicho la estabilidad matrimonial americana, ya que evidencia la necesidad en un hombre o en una mujer de la atención física y personal del afecto cuando su pareja la tiene abandonada en algún aspecto, concluyendo un provocador film que además tiene el aliciente de estar interpretado por dos protagonistas de lujo como Kirk Douglas y Kim Novak.

La fotografía en color es lumínica y atractiva de ver gracias a unas imágenes confortantes y otras llamativas que logran una labor inspiradora y competente que hace gran uso de los claroscuros. La música es melódica e insinuante en sus sonidos agradables que añaden encanto al film, siendo esta usada solo en los momentos oportunos ya sea para incrementar la sensualidad o belleza de la escena en una labor de lo más sugerente. Los planos y movimientos de cámara consuman una notable tarea técnica mediante el uso de los circulares, plano-contraplanos, grúas, generales, reconocimiento, primeros planos, travellings, seguimiento, avanti, retroceso y cámara en mano que se centra en sacar lo mejor de las interpretaciones.

Las actuaciones son creíbles y remarcables. Como protagonistas Kirk Douglas está reluciente e irreprochable en su labor y Kim Novak está sensual y convincente en su tarea, siendo también magnífico el papel de Walter Matthau y buenos los acompañamientos de Ernie Kovacs, Barbara Rush y Virgina Bruce. La dirección artística emplea para estos unos vestuarios elegantes e impolutos en una labor formal que marca la clase acomodada de los protagonistas en un certero trabajo que junto con los decorados y exteriores te transportan in situ.

El guion, escrito por Evan Hunter y basado en su propia novela, tiene su mayor interés en el consumo de la infidelidad entre un hombre y una mujer casados que no reciben la atención que necesitan de sus respectivas parejas, manteniendo al público pegado al asiento con estilo y oficio. Además, sus interpretaciones son acertadas en su labor y también por ser interpretadas por dos actores de gran talla, finalizando con ello un hermoso e incitador film que gusta ver a todos los cinéfilos clásicos. Esto se lleva a cabo con una narrativa clásica e intachable que es insinuante y sensual por un lado y conspiradora o desesperanzada por otro. Cabe destacar también, el montaje lineal y seguido que se toma su tiempo en ir mostrando su trama y sus personajes.

En conclusión, la considero una obra indispensable dentro de los dramas románticos que arriesgan por llevar a cabo una temática bastante provocadora para la época como la infidelidad en el matrimonio, manteniendo el estilo desde el principio hasta el final para satisfacción de cualquier cinéfilo exigente de buen cine. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, montaje, planos, movimientos de cámara, vestuarios y narrativa que convierten a Un extraño en mi vida, en un film notable y llamativo en su trama que no dejará a nadie indiferente tras su visionado.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 8 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.0/10 (1 vote cast)
Un extraño en mi vida (1960), 8.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *