Un mundo perfecto (1993)

un mundo perfecto

Un mundo perfecto (1993) de Clint Eastwood es un drama de intriga basado en los años 60 sobre un preso fugado de la cárcel en compañía de otro que secuestran a un niño como rehén que es testigo de Jehová. Dirigida con un ritmo tranquilo pero con momentos enérgicos y con un estilo profundo y conmovedor que gusta ver, es una obra personal que exhibe una historia de amistad que cautiva a todos aquellos cinéfilos que busquen dramas emotivos bien realizados con la intención de llegar al corazón, concluyendo un film memorable que merece la pena ser visto por todos los que quieran ver las cintas más notables del director.

La fotografía hace un gran trabajo de claroscuros y muestra unas imágenes evocadoras y lumínicas que tiene buenos detalles y cumplen con una labor vistosa que estimula en las escenas adecuadas. La música es profunda y nostálgica por un lado e insidiosa e inquietante por otro según el momento de la acción, añadiendo emotividad gracias a unas melodías que en ocasiones enardecen y hacen sentir la constante amenaza que sienten los protagonistas. Los planos y movimientos de cámara consuman una gran labor técnica mediante el buen uso de la cámara ralentizada, subjetivos, seguimiento, cámara en mano, tercera persona, avanti, planos-contraplanos, primeros planos y detalles que sacan lo mejor de la acción y las interpretaciones.

Las actuaciones son competentes y están bien trabajadas. Como protagonistas Kevin Costner está carismático y natural en su labor, Clint Eastwood esta creíble en una tarea alejada de su tipo duro habitual y Laura Dern está convincente y muy apropiada, siendo buenos los acompañamientos de T.J. Lowther, Keith Szarabajka y Leo Burmester entre otros. Emplea para estos la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones variados y alusivos según el personaje que son elegantes por un lado y humildes por otro en un estupendo trabajo que junto con los pertinentes decorados te transportan.

El guion, escrito por John Lee Hancock, va creando una atmósfera de amistad en lo que es una road movie que va atrapando con el corazón poco a poco al espectador al crear una trama bella que entretiene y deja buenas vibraciones tras su visionado, concluyendo un film digno de visión en la filmografía del director que no decepcionará a nadie. Esto se lleva a cabo con una narrativa conspiradora e insidiosa por un lado y afable por otro según con quién hable el personaje en un equilibrado trabajo que en ocasiones tiene diálogos insinuantes para añadir más interés al film. Cabe mencionar también, el montaje lineal y seguido que se hace alto lento y pesado en sus más de dos horas de duración.

En definitiva, la considero una obra conmovedora y bien trabajada aunque no mantiene el alto listón todo el rato y tiene altibajos que no dejan que sea un film imprescindible, sino más bien uno digno con momentos hermosos que gustan ver y no decepcionan a nadie. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, planos, movimientos de cámara y narrativa que convierten a Un mundo perfecto, en un film notable en su género que ofrece una buena historia de amistad y emotividad para llegar sinceramente al corazón del espectador.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 7 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/10 (1 vote cast)
Un mundo perfecto (1993), 7.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *