Vidas rebeldes (1961)

vidas rebeldes

Vidas rebeldes (1961) de John Huston es un drama sobre el encuentro casual de varias personas que arrastran malos pasados. Dirigida con un ritmo activo pero contenido y con un estilo fresco que mezcla varias historias de personas libres, es una obra cautivadora en varias aspectos, en especial por sus interpretaciones y por como profundiza en cada uno de ellos, hilando una obra entretenida y dramática que atrapa al espectador y que no defrauda en absoluto, manteniendo muy alto el listón cinematográfico aun con el paso de los años. Realizada de manera inteligente tiene un resultado eclipsante que no se olvida.

La fotografía en blanco y negro es hermosa y naturista al mostrar imágenes evocadoras que están repleta de detalles y que te transportan en una labor soberbia y bien cuidada. La música es melódica con sonidos que varían de bellos y deleitosos a emotivos y melancólicos, acompañando magistralmente el film según es requerida en cada uno de las escenas gracias al estupendo trabajo de Alex North. Los planos y movimientos de cámara completan un notable trabajo técnico a través del uso del seguimiento, subjetivos, avanti, detalles, primeros planos, cámara en mano, reconocimiento, aéreos, panorámicos y travellings que sacan lo mejor tanto de la historia como de las interpretaciones.

Las actuaciones son deslumbrantes e inolvidables de varias caras muy conocidas en el séptimo arte. Como protagonistas Marilyn Monroe está sensible y encantadora como es habitual en ella aunque tiene ya detalles de tristeza en su mirada, Clark Gable está seductor y auténtico, manteniendo su línea característica en el que fue su último papel, Montgomery Clift hila una interpretación carismática y genuina en uno de sus mejores papeles, Eli Wallach está remarcable en una tarea con personalidad y Thelma Ritter impecable y acertada. Emplea para estos la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones alusivos a cada personaje que son variados y marcan la personalidad de cada uno de ellos en un buen trabajo.

El guion, escrito por Arthur Miller, tiene toques frescos y aventureros aunque se centra más en las personalidades de los protagonistas, adentrándose en ellos y mostrando sus penas y desdichas para calar en el público con una trama que no deja a nadie indiferente aún siendo una historia sencilla, reluciendo por encima de todo las enormes actuaciones de caras muy conocidas que no tuvieron un buen final en la vida real. Esto se lleva a cabo con una narrativa insinuante y clásica que es afable entre los principales, y que muestra el pesimismo con el que cada uno de ellos vislumbra su propia vida.

Para finalizar, la considero una obra mítica del director y del séptimo arte, tanto por la trama como por su elenco actoral, ya que exhibe una historia sencilla pero que marca tanto la libertad como los demonios internos de cada uno de los protagonistas, cautivando al cinéfilo clásico. Recomendable por su dirección, guion, interpretaciones, fotografía, música, planos, movimientos de cámara, vestuarios y narrativa que vuelven a Vidas rebeldes, un film sensacional y digno de visión para todos los públicos.

 PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 8 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.0/10 (1 vote cast)
Vidas rebeldes (1961), 8.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *