Yo, él y Raquel (2015)

                                           yo, él y raquel

Yo, él y Raquel, de Alfonso Gomez-Rejon, es una comedia dramática de cine independiente norteamericano, basado en un joven que intenta pasar desapercibido en su último año de instituto junto con un amigo con el que realiza películas caseras, pero todo cambia cuando su madre lo obliga a trabar amistad con una compañera a la que le acaban de diagnosticar leucemia. Con esta trama, su director logra sacar gran jugo a una película tan afiladamente divertida como emotiva para satisfacer plenamente a los seguidores de un cine que se aleja de lo convencional, pero que atrae con gran oficio gracias a sus múltiples detalles fílmicos que dejan claro su disposición para ofrecer algo novedoso, sorprendiendo con ello hasta al cinéfilo exigente acostumbrado a ver cine de lo más variopinto.

La parte técnica de la película también brilla por varios detalles peculiares. La fotografía mezcla con mucha originalidad las imágenes reales con otras animada en stop-motion que salen de la discordante cabeza del protagonista para lograr una labor vistosa. La música acompaña notablemente el film gracias a sus melodías rítmicas y tristes que varían según la escena de la película. Los planos y movimientos de cámara consuman una labor dinámica y desde luego magnífica gracias al excelente uso de los circulares, rotación, grúas, avanti, retroceso, nadir, cenitales, subjetivos y cámara en mano que de forma dinámica e inusitada exprimen lo mejor de las interpretaciones y su entorno.

En cuanto al guion, escrito por Jesse Andrews, es de lo más innovador al tomar con humor y naturalidad la leucemia de una joven con la intención de restar hierro al asunto y llegar de un modo distinto al espectador, guardando en su interior varias sorpresas que perderán algo al público en una tarea que además está dividida en capítulos que definen la extraña relación que surge entre los protagonistas. Esto se lleva a cabo con una narrativa con voz en off sarcástica y mordaz, que atrae la atención del espectador de principio a fin y que tiene también detalles tristes y sentimentales. Cabe mencionar también, que el montaje lineal es imaginativo y usa el flash-back original para meter al público en la insólita mente del protagonista.

La parte interpretativa, cumple ampliamente con su cometido y parecen no estar tomadas muy en serio, cuando en realidad es ese su fuerte. Como protagonistas cuenta con Thomas Mann, que está perspicaz en su extraño carisma apático y Olivia Cooke, que trabaja con sensibilidad y acierto en una irreprochable tarea. Son también inteligentes los acompañamientos de RJ Cyler, Nick Offerman, Connie Britton, Molly Shannon y Jon Bernthal entre otros. Emplea para estos la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones acordes con cada tribu urbana expuesta en la película para añadir con sus estereotipados comportamientos más humor al film.

Para finalizar, considero Yo, él y Raquel, una comedia dramática estupenda que ofrece algo nuevo para el buscador de cine independiente que siempre quiere encontrar películas auténticas y con un resultado maravilloso que no se limita a entretener, sino que siempre rebusca la intención de sorprender en todo momento con las diferencias que se exponen con respecto al cine más convencional y que se van mostrando a lo largo del film. Por todo esto, es una película recomendable también por su dirección, guion, actuaciones, música, montaje, planos, movimientos de cámara y narrativa que logran hacer de esta cinta, un producto soberbio y digno de mención que no se olvidará tras su visionado.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 8 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.0/10 (1 vote cast)
Yo, él y Raquel (2015), 8.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *