Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón (1980)

pepi, luci, bom y otras chicas del montón

Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón de Pedro Almodóvar, es una comedia basada en la amistad entre 3 vecinas muy distintas entre sí. Dirigida con un ritmo trepidante y desenfrenado, y al más puro estilo propio y personal del director, aunque se nota su mano más inexperta, es cargante e inapetente dentro de su singularidad y diferencia con otros films. Realizada de modo defectuoso y banal, tiene un resultado artificial y nimio que no aconsejo ver. 

La fotografía, tiene imágenes sugerentes a la época en cuestión, no siendo un buen trabajo y estando muy a juego con el resultado del film. La música, es ochentera y variada, muy alusiva a la movida madrileña con sonidos rítmicos que son muy fatigosos y pasados afortunadamente de moda. Y los movimientos de cámara y planos son rápidos y dinámicos, con cámara en mano, detalles, primeros planos, subjetivos y generales poco experimentados, en los cuales se nota que el director es novel, al ser uno de sus primeros largometrajes. 

Las actuaciones, son endebles y ridículas, muy adulteradas y fingidas en las participaciones de Carmen Maura, Olvido Gara “Alaska”, Eva Siva, Kity Manver, Cecilia Roth, Julieta Serrano, Félix Rotaeta, Ricardo Franco e incluso un pequeño papel realizado por el director. Empleando para estos, unos vestuarios y caracterizaciones sugerentes y estéticamente evocadores a los personajes en cuestión, siendo llamativos pero muy pasados de moda.

El guion, escrito por el mismo director y dividido en capítulos, está basado en las extravagancias de los personajes,  incomodando al público por ser desconcertante e inadecuado, intentando ser jocoso sin ningún éxito, y calando más bien por lo hortera e inaudito de su argumento absurdo y disparatado, que por su nula calidad cinematográfica, extralimitándose en cuanto a lo comprometedor y ordinario. Y empleando además, unos inesperados y vulgares diálogos que marcan por su extrema chabacanería inadecuada y extravagante, que incomoda y sorprende por su ordinariez. 

En conclusión, lo considero una cinta olvidable y ordinaria, con un vocabulario que se basa en lo vulgar, actuaciones artificiales y discordantes, guion insulso y artificial, música ochentera e insoportable, y vestuarios y caracterizaciones estéticamente pasados de moda que hacen de Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón, una película cargante, hortera y carente del más mínimo gancho cinematográfico.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 3 SOBRE 10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *