Intolerancia (1916)

intolerancia

Una mujer mece una cuna mientras es presenciada por 3 ancianas que susurran entre ellas al tiempo que observan esta acción. Esta escena, que se repite varias veces en el film, simboliza perfectamente el nombre de la película “Intolerancia”. Así comienza esta enorme superproducción de D.W. Griffith de 1916, que costó más de 2 millones de dólares (una cantidad desmesurada para la época) y que supuso la ruina para el director. 

Con esta película, D.W. Griffith, que sirvió de inspiración a otros directores como por ejemplo Eisenstein, trataba de resarcirse de su anterior obra El nacimiento de una nación (1915), película que fue tildada de racista por el público de la época. Y no lo consiguió. La película fue un fracaso en taquilla (quizás por su larga duración) y también fue muy castigada por la crítica, que quizás no comprendió bien el mensaje que trataba de trasmitir el cineasta sobre la lucha entre el bien y el mal.

La película narra varias historias de distintas épocas de la humanidad como La huelga de trabajadores de 1912, que fue reprimida con mucha violencia y que fue la primera historia que trataba de plasmar en su totalidad el director con este film, y también la caída de Babilonia, La pasión de Cristo y la noche de San Bartolomé (el sangriento episodio de las luchas entre hugonotes y católicos que tuvo lugar en Paris en 1572). Y en todas ellas, el director y guionista trata de plasmar los distintos defectos del ser humano y la eterna lucha entre el amor y el odio, coincidiendo además con la Primera Guerra Mundial en Europa. 

Los aspectos técnicos de Intolerancia son dignos de elogio dada la época. Se utiliza en su mayoría una fotografía en sepia, aunque cambia de color en algunas historias. También la música es lo de más acertada y acompaña la acción durante todo el metraje, y la dirección artística, es sobresaliente al plasmar perfectamente las ropas de cada época según la trama narrada. También es de lo más destacable el montaje de la cinta, narrando a la vez 4 historias totalmente distintas y dando saltos de una a otro a lo largo de todo el film. 

Concluyendo, la considero una obra digna de ver por cualquier cinéfilo que quiera conocer las obras más destacables de los directores más influyentes, ya que aunque en su momento no triunfo y fue duramente castigada por el público y la crítica, ha sobrevivido eficazmente el paso del tiempo y guarda incluso en su interior algunas escenas míticas con más de 15000 extras y 200 carros, siendo por tanto su director un pionero en el cine en diversos aspectos como la puesta en escena, el montaje, el uso de la profundidad de campo y los primeros planos.  

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 8 SOBRE 10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *