Historia de un matrimonio (2019)

historia de un matrimonio

Tiempo hacia que no veía una película tan conseguida sobre el divorcio con niños de por medio. Es imposible, al menos para mí, no recordar o compararla con Kramer contra Kramer. 

Historia de un matrimonio es una película compleja de digerir al tratarse de un tema tan real, común y dramático, como lo es un divorcio. Es poco probable verla sin empatizar con alguna de las partes, o con las dos partes según el momento. Al menos en este film, no se usa al hijo -como ocurre por ejemplo en Kramer contra Kramer-, de un modo directo para llegar al espectador, es el denominador común del problema, claro está, pero no se ve el sufrimiento de este y son los abogados los malos de la película, los que se llevan el odio del espectador por sacar lo peor de cada parte del matrimonio.

Las interpretaciones son notables y van de menos a más. La parte protagonista, formada por Scarlett Johansson y Adam Driver, plasma de forma melodramática pero sin caer en lo patético, la vida de un matrimonio que ha llegado a su fin de un modo sutil y bien trabajado, y el resto de interpretaciones captan la esencia de sus respectivos papeles destacando las actuaciones de Laura Dern, Alan Alda y Ray Liotta. 

Al principio de la trama, se escucha la narrativa del protagonista hablando de su mujer, enumerando las cosas positivas, y seguidamente se escucha a la protagonista hablando sobre su marido, también la parte positivas de este. Es el prologo de lo que vendrá a continuación, la parte educada de un matrimonio que se viene abajo y que no parece tener nada ya para solucionarlo. Luego aparecen los abogados, los cuales como era de esperar, enredan la situación hasta el extremo y provocan que el matrimonio se odie poco a poco. En esta espiral autodestructiva de la ya finalizada pareja acaba atrapado el espectador, que visualiza con tristeza y con poca esperanza el fin de una unión que parece que está ya perdida desde hace tiempo. 

En definitiva, es una película que te hace cavilar, una historia que merece la pena ser vista para hacer plantearse a matrimonios que estén en las últimas a dar el paso o no, ya que se ve de un modo real y bastante pesimista, lo que cuesta derrumbarse una pareja cuando hay algún hijo en su universo, las consecuencias que trae y la tristeza que abarca al hacer que no se vuelvan a ver de la misma manera, sino llenos de odio y de sensaciones negativas en lugar de ver lo mejor que aun conservan, y las cosas buenas que son aún capaces de ofrecer para hacer felices a sus seres queridos. 

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 8 SOBRE 10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *