Los niños del paraíso (1945)

los niños del paraíso

En el año en el que acabó la Segunda Guerra Mundial en Europa, Marcel Carné estrenó Los niños del paraíso en Francia, una obra de más de tres horas de duración que toma como base el amor y el teatro en el Paris de 1820, donde dos jóvenes artistas (uno actor cómico de carácter extrovertido y un funambulista tímido y retraído), se conocen y forjan una bonita amistad mientras trabajan juntos en un mismo teatro, donde ambos se enamoran de una misma mujer. 

Con esa delicada historia de amor, y con el teatro como testigo, se desarrolla una obra maestra de cine clásico europeo (aunque bien podría ser en muchos aspectos norteamericano), cautivando a cualquier amante de cine de época basado incluso en épocas anteriores que no deja nada al azar, que no se toma ninguna prisa en avanzar, y que incluso no se hace largo en absoluto en su extensa duración, ya que su interesante trama se va calentando sin prisa pero sin pausa para encandilar al público y darle un final excelso como no podía ser menos. 

Las interpretaciones son sobresalientes del primero al último, cada uno en su estilo. Jean-Louis Barrault realiza una enorme interpretación en su papel de Baptiste y Pierre Brasseur encandila al espectador con la enorme personalidad de su personaje Frédéric. Sin olvidar por supuesto, las notables interpretaciones de Pierre Renoir y Arletty entre otros. También destaca la fotografía en blanco y negro y la dirección artística trabajada al detalle para transportar al espectador con eficacia a la época narrada en cuestión. 

Es por tanto una maravillosa película de cine europeo clásico que dejará a cualquier cinéfilo pegado al asiento de principio y a fin, y que deja tras su visionado una agradable sensación que se quedará para siempre en la retina del espectador, por la calidad de sus imágenes y puesta en escena, por sus enormes interpretaciones y fotografía cuidada al detalle, pero sobre todo, por narrar una bella historia de amor y desamor que pone de manifiesto un melodrama excelso que coloca sin lugar a dudas a Los niños del paraíso, como una de las obras clásicas de cine europeo más destacables y hermosas de todos los tiempos. 

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 9 SOBRE 10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *